PURIFICADORES DE AGUA

lunes, 18 de junio de 2007

PUBLICACIONES OFICIALES CONTAMINACION DEL AGUA EN MENDOZA

La contaminación del agua subterránea.
http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=309219"

El agua subterránea es la principal reserva de agua de la provincia, aunque algunos mendocinos aún no han tomado conciencia de eso. Muchas decenas de miles de hectómetros cúbicos se encuentran almacenados en la extensa y profunda masa de rocas permeables que se extienden al este de nuestras montañas.En la primera mitad del siglo XX, sobre la base de investigaciones geológicas e hidrogeológicas, y a través de perforaciones hechas por organismos públicos, se puso de manifiesto el potencial existente en materia de aguas subterráneas.
Después, la actividad privada se encargó de perforar miles de pozos para incrementar la dotación de riego de las fincas.
De acuerdo a la información oficial, en un principio se hicieron pozos hasta de 80 metros de profundidad. Pasaron algunos años y el agua de esos niveles se fue contaminando con sales hasta volverse inapta.
Se resolvió perforar pozos de una profundidad comprendida entre 100 y 180 metros para obtener agua de buena calidad.
Años más tarde se comprobó que esos niveles también eran alcanzados por la contaminación salina y se comenzó a perforar a profundidades mayores de 200 metros.
Estudios hechos por el ex CRAS y el actual Instituto Nacional del Agua (INA), referidos específicamente al agua subterránea del sector de la cuenca más cercano a los conglomerados urbanos del Gran Mendoza y San Martín, demuestran cómo se viene contaminando desde arriba hacia abajo ese recurso.
La causa de la salinización es atribuida al sistema de riego con agua superficial cuya percolación en los terrenos incrementa lentamente la salinidad del agua subterránea.
Pero la sal es sólo uno de los factores contaminantes de esa enorme reserva. A ella hay que agregar muchas otras sustancias que, de una u otra manera, se incorporan al subsuelo, en especial en las zonas más cercanas a las montañas, que son las más permeables.
Basta citar algunos ejemplos: desde la variedad de sustancias orgánicas e inorgánicas que aportan miles de pozos negros, hasta ciertos compuestos agroquímicos y pesticidas, como así también los efluentes de diferentes actividades industriales y los hogareños. Todas esas sustancias son arrastradas por el agua que se infiltra e incorpora a nuestras aguas subterráneas en una forma lenta pero progresiva.
A pesar de la lentitud de estos procesos contaminantes, el resultado final será la degradación de la calidad de los acuíferos de la principal reserva hídrica mendocina que, de esa forma, corre el peligro de transformarse en agua inapta para los usos humanos. Este problema tal vez no se perciba momentáneamente en su verdadera magnitud pero en el mediano y largo plazo es de gravedad. El Departamento General de Irrigación, organismo encargado de la administración y cuidado del agua, pone mucho énfasis en la distribución del agua superficial pero ha descuidado el agua subterránea a punto tal de no contar con estudios hidrogeológicos modernos ni con profesionales geólogos idóneos en la materia.
Por otra parte, los organismos dedicados a los temas ambientales no toman medidas para evitar esta lenta contaminación; no se aplican las leyes provinciales, en especial la 5.961, para que cada actividad demuestre que no contamina a través de un informe de impacto ambiental debidamente aprobado por la autoridad de aplicación.
Es necesario revertir la situación. Los organismos citados deberían ponerse a tono con esta realidad y tomar todas las medidas necesarias, tanto en su gestión interna como en la acción frente a la sociedad, para proteger la calidad del agua subterránea. Caso contrario, el proceso continuará y las generaciones futuras no podrán hacer uso de esa gran reserva hídrica porque, lamentablemente, estará contaminada.


La UNCuyo advierte sobre la contaminación del agua en Mendoza.
"http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=207405"
PABLO ICARDI REDACCION LOS ANDES.

El crecimiento desproporcionado de población hacia zonas no convenientes del Gran Mendoza, la contaminación de los acuíferos y la basura son algunos de los grandes problemas ambientales que deben resolverse en la provincia y que la Universidad Nacional de Cuyo destaca en su primer informe del Plan Estratégico. El documento será presentado mañana y servirá como punto de partida para buscar soluciones a los problemas ambientales de la provincia en distintos talleres.
Se trata de las conclusiones de la primera de las tres comisiones que trabajan para elaborar el Plan Estratégico Mendoza 2012 y que serán puestas a consideración del Consejo Asesor Permanente (integrado por todos los sectores).
“La comisión ambiental es la primera porque creemos que desde allí se sientan las bases para las sustentabilidad. Ahora se podrá saber cómo y hacia dónde debe crecer Mendoza”, dijo Rosa Fader, secretaria de extensión de la UNCuyo y coordinadora del proyecto.
El informe es abarcativo y está dividido en tres temas: problemas urbanos, ambientes naturales y oasis de riego. Las conclusiones servirán para lanzar líneas de trabajo y para plantear los temas a investigar en el ambiente científico.
La mano del hombre y la falta de planificación son las causas principales de los problemas. La contaminación y la escasez de agua es uno de los puntos más preocupantes.
En el caso de los acuíferos, se menciona la elevada salinidad en algunas zonas, producto del riego agrícola y de otras actividades como la petrolera y la minería. El oasis norte es el más afectado por este problema (ver infografía). Entre los factores naturales que perjudican a ese recurso el informe hace hincapié en el retroceso de los glaciares y, como factor también antrópico, en la contaminación de los cursos de agua abiertos.
“La contaminación de acuíferos se da por actividad agrícola, por otras actividades humanas como la petrolera o minera en general”, dijo Graciela Fasciolo, una de las especialistas que trabajó en el informe, quien advirtió sobre los problemas para sanear ese tipo de contaminación. “Los acuíferos se contaminan lentamente, pero también se revierten de manera muy pausada”, dijo.
Las consecuencias de los problemas ambientales son ecológicos (por la pérdida en el ambiente), sociales (como la basura) y económicos (como por ejemplo con la pérdida de producción de la tierra).Hacia cualquier lado
El Gran Mendoza avanza con el ritmo de los negocios inmobiliarios, pero , según el informe, “está creciendo mal” y se produce un avance hacia zonas que no son convenientes.
En el norte de la provincia se acusa un crecimiento sobre fallas geológicas y sobre el pedemonte. En el Este y en el Sur el tema es el avance sobre tierras que son muy buenas para el cultivo. “Hay un crecimiento desproporcionado, irregular del aglomerado de Mendoza. Entre las causas comunes está el crecimiento sin una planificación a mediano plazo. También se ha caminado poco en evaluación de impacto ambiental”, aseguró Fasciolo.
Para el trabajo, el grupo de investigadores no comenzó de cero. Por el contrario se nutrió de investigaciones anteriores de la UNCuyo, del Iadiza, el Ianigla, el INA y otras instituciones. Mañana comenzará el primer taller.
Zonas peligrosas
El crecimiento desmedido y sin planificación del Gran Mendoza acarrea varios riesgos. Entre los problemas ambientales de origen natural están los terremotos.
Todo el Gran Mendoza, por ejemplo, está ubicado y sigue creciendo alrededor de la zona más peligrosa y donde más daños podría producir un terremoto.
Por otro lado, el avance de la desertificación y la impermeabilización de terrenos en el pedemonte son otros de los puntos que se plantean como preocupantes en el informe que será detallado mañana por los investigadores de la Universidad Nacional de Cuyo.
Luego de la presentación, comenzarán a funcionar los talleres donde se espera la participación de representantes de OSC, de miembros del gobierno y particulares preocupados por la problemática ambiental.En detalle
Marco estratégico. El marco estratégico Mendoza 2012 es el aporte que la UN Cuyo quiere darle a la sociedad. Informe ambiental. Anteriormente se presentó un informe sobre seguridad debido a la emergencia en el tema. Pero el informe “Físico ambiental” será el primero de 3 estudios de fondo. Conclusiones. Algunas de los temas ambientales más preocupantes, que serán abordados, son el crecimiento del Gran Mendoza, la contaminación del agua y la basura.


Si no entuban el canal Civit seguirá contaminado con basura
http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=372340
Francisco Guerrero - fguerrero@losandes.com.ar

El cauce que lleva el agua a la potabilizadora de Alto Godoy, en el Parque General San Martín, sigue con problemas de estructura y, al atravesar una zona densamente poblada, recibe una importante cantidad de desperdicios.
Es el canal Civit, que en varios puntos de sus casi 12 kilómetros de recorrido presenta problemas de desmoronamientos y en otros sectores se acumula todo tipo de residuos.
Nace en Benegas, como rama Jarillal-Civit unificada, en el dique Carrodilla, ubicado a la altura del barrio Flor de Cuyo. Esta presa capta las aguas desde el canal Cacique Guaymallén, que nace en el dique Cipolletti. A la altura del barrio Fuchs se dividen y El Jarillal sigue la traza de la calle Boulogne Sur Mer, mientras que el Civit continúa en forma paralela al Corredor del Oeste. En este punto no hay mayores inconvenientes, salvo que se desate una fuerte tormenta, ya que las aguas del oeste pueden romper las paredes del canal. Y de hecho esto ya ha ocurrido varias veces.
En la zona del asentamiento Campo Papa es donde el canal se torna incontrolable. Es el tramo comprendido por las calles Salvador Civit y el zanjón Maure. Atraviesa por detrás de las casas y allí se arroja todo tipo de desechos. Éste es el sector crítico por el tema de la basura en el cauce. Entre Río Juramento y Pedro Zanni el tomero que mantiene el cauce debe sacar varios kilos de residuos por día, ya que se acumulan a esa altura.
Continúa por el barrio San Ignacio y es éste el único lugar que se encuentra entubado. Esa tarea se realizó hace unos 5 años. Lo hizo una empresa contratada por Irrigación.
Luego, el Civit atraviesa los barrios CEC, Villa del Parque y Gráfico, donde no hay mayores inconvenientes con los residuos, pero sí con desmoronamientos del viejo revestimiento, que data de más de 40 años. Entre Talcahuano y San Francisco de Asís, hasta hace unos meses el canal recibía aportes frecuentes de residuos, ya que allí había otro asentamiento. El último tramo es el comprendido entre el sifón del zanjón Frías y el Parque General San Martín. Cruza estos terrenos, los del Cricyt y pasa entre el estadio Malvinas Argentinas y las churrasqueras del Parque, para culminar en las piletas de decantación de la planta de Alto Godoy, de Obras Sanitarias. Allí llegan 1.100 litros por segundo, según Irrigación. Tiene empadronadas 1.200 has.
El Civit depende de Irrigación, pero desde ese organismo se aclaró que OSM es el inspector de cauce y, por este motivo, debe encargarse de la operación y mantenimiento del mismo.
Desde Irrigación se informó que se están gestionando los fondos para ejecutar el entubamiento de 6.980 metros del canal, entre el barrio Fuchs y la planta potabilizadora. El proyecto, que ronda los 13 millones de pesos, consiste en la realización de un canal paralelo (para no cortar el agua), entubado con caños de fibra de vidrio reforzados de 1.400 mm de diámetro. La primera etapa es de Salvador Civit al zanjón Maure (4.200 m).
En enero, un tramo del canal se derrumbó y prácticamente dejó sin provisión de agua a Alto Godoy. El superintendente general de Irrigación anunció que presentó el plan a la Provincia, ya que ellos reciben créditos para obras de riego agrícola y este caso es particular ya que se trata de un cauce destinado a dotar de agua a una potabilizadora.


La contaminación en el Pescara


http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=208612

Mientras se discute en torno de qué características debe asumir el aprovechamiento del agua en la Provincia, tratando de propiciar un uso más racional y económico de ese recurso que es esencial para nuestro desarrollo, por otro lado queda en evidencia que la preocupación no es de todos. Se desperdicia bastante agua por falta de cuidado y de avance tecnológico por parte de muchos usuarios, y por insumisión a partir de cauces no revestidos o en mal estado. Pero, quizás, el menos considerado de los problemas sea el atinente a la contaminación que en forma creciente se verifica en los sistemas de provisión de agua en los oasis cultivados y en los de purificación para las zonas urbanas.
Hace algunas décadas, uno de los cauces artificiales más importantes del oasis norte no solamente proveía de agua para riego de buena calidad a cultivos que se extienden a lo largo y ancho de una amplia zona, sino que esa misma agua, mediante simples tratamientos por parte de los habitantes de las zonas rurales, era utilizada para uso familiar: desde el lavado de ropa hasta el consumo por las personas.Nos referimos al canal Pescara, que abastece de agua a zonas importantes de Guaymallén, Maipú y Lavalle. Hoy, nadie se atrevería a meter un vaso en las aguas que circulan por ese cauce y beberla: la contaminación las ha arruinado a punto tal de que se cuestiona su utilidad para el riego, sin considerar que es peligrosa su ingesta por parte de personas.
La radicación de industrias a lo largo del Pescara ha estado básicamente en la pérdida de la calidad de sus aguas. Las aguas servidas de diversos establecimientos fueron por años a parar, sin tratamiento alguno, al canal Pescara, que de canal de riego se vio degradado a simple canal de desagüe. Por mucho tiempo se intentó que las empresas no volcaran sus aguas servidas en el canal, pero de alguna forma esos efluentes siempre terminaban por encontrar su camino hacia él.
Por fin, las autoridades decidieron poner en práctica un plan que consistió en el entubamiento de parte del canal, cuyo cauce original sigue corriendo a cielo abierto, y la instalación de controles de avanzado tipo técnico para detectar la contaminación en caso de que alguien derivara efluentes sin previo tratamiento. Porque de eso se trata parte de proyecto, quizás la más importante: de que las fábricas donde se originan las aguas servidas las traten para extraer de ellas los elementos más peligrosos o tóxicos y luego vuelquen aguas menos contaminadas al nuevo sistema, que abarca unos quince kilómetros de largo y costó millones de pesos en inversiones de todo tipo.
El caso es que el canal Pescara, en su parte rectificada y preparada para recibir los efluentes, estará en funcionamiento a partir de fines de este mes. Pero solamente un 50 por ciento de los establecimientos que vuelcan sus aguas servidas a ese cauce se encuentran en condiciones de comenzar a operar en forma adecuada para esa fecha. Son las que aportan el 60 por ciento de contaminación. El resto, según se indica, lo hará a medida que vaya pasando el tiempo y puedan realizar las tareas de purificación en sus propios establecimientos. Es obvio que existen empresas que, con la crisis, no pueden enfrentar costos mayores por ahora. Pero, aunque tal inconveniente resulte comprensible, no es menos cierto que eso esteriliza en buena medida el operativo destinado a eliminar la contaminación del Pescara.El Gobierno puede dar una mano en este aspecto, mediante ayuda para la realización de los trabajos, que luego puede ser devuelta, o apoyo técnico por parte de sus propios expertos. El atraso en la inauguración de la obra ha costado mucho dinero, ya que por vandalismo parte de los sistemas de control tuvieron que ser reconstruidos. Y no es del caso, ahora, que tengamos el sistema en funcionamiento para que el cauce siga recibiendo, aunque menos, efluentes contaminados. Debe regularizarse la situación del Pescara de vez por todas, y comenzarse el estudio de otros cauces no menos importantes en el resto de la Provincia que registran parecidos problemas.


Después de siete años se revela un informe secreto encargado por la empresa Repsol -YPF
Contaminación en Mendoza
Denuncian que 11 pozos de agua de una zona vitivinícola, ubicada a unos 50 kilómetros de la capital provincial, estarían contaminados con petróleo. Lo dice el Instituto Nacional del Agua.
Un informe del Instituto Nacional del Agua (INA) reveló que existe contaminación petrolera en 11 pozos de agua extraída de la subcuenca El Carrizal, a unos 50 kilómetros de la capital de Mendoza.
El informe había sido encargado al INA por la petrolera Repsol-YPF siete años atrás y guardado en reserva por una cláusula de confidencialidad. La presencia de hidrocarburos en muestras de gases del acuífero recién salió a la luz el mes pasado, por pedido del Departamento General de Irrigación a través de una gestión de la Fiscalía de Estado de Mendoza.
La zona afectada son unos 545 kilómetros cuadrados y por debajo de ella se deslizan 25.000 hectómetros cúbicos de agua. En el extremo de esta zona funciona la refinería Repsol-YPF y una planta de gas que conviven con grandes áreas de explotaciones agrícolas, sobre todo del cultivo de la vid. La extracción y refinación de petróleo y sus derivados en una cotizada área vitivinícola genera un viejo enfrentamiento entre directivos de las petroleras y los productores que temen por sus fincas.
El informe del INA, publicado por el diario Los Andes, detecta la presencia de "hidrocarburos totales y determinados compuestos aromáticos" en los acuíferos. En algunos pozos seleccionados para muestreo encontraron "metales pesados".
El vocero de la Refinería Repsol YPF, Fabían Falco, dijo que "no existen residuos de hidrocarburos en el predio de la refinería". Pero el secretario de gestión Hídrica de Irrigación, Javier Zulueta, aseguró que el informe es "un antecedente importantísimo en la evaluación del impacto de la refinería sobre los acuíferos"
Zulueta destacó que la petrolera cumplió con la mayoría de las exigencias de Irrigación. Pero no se puede descartar que, "con semejante estructura de más de 60 años, pueda tener una fuga de hidrocarburos".
El director de Saneamiento y Control Ambiental de la provincia, Gonzalo Dávila, dijo: "No puedo afirmar ni negar que Repsol-YPF está contaminando". Y adelantó que se espera un nuevo estudio de las aguas subterráneas para determinar en qué situación están los pozos monitoreados siete años atrás por el INA.
Fuente: Clarín (Argentina) Julio 23, 2003


Más del 60% de las redes de agua está obsoleto y falta capacidad de potabilización
http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=286240
Gisela Manoni gmanoni@losandes.com.ar

Éste será un verano extraordinario a nivel hidrológico; la prueba es que los ríos ya traen más del doble de su caudal normal. Pero pese al alentador pronóstico nadie puede garantizar que los mendocinos no vayan a sufrir cortes o bajas en la presión de agua potable, como días atrás sucedió en varios barrios del Gran Mendoza. El alto nivel de derroche es sólo una cara de la moneda; del otro lado aparece un sistema de producción y distribución caduco e insuficiente.
Más del 60 por ciento de la red ha agotado su vida útil y hace diez años que no se encaran obras serias de renovación de cañerías. Además, la actual producción resulta más que suficiente en invierno, pero empieza a mostrar deficiencias en los picos de demanda estival. Sucede que las mismas cinco plantas potabilizadoras de Obras Sanitarias Mendoza (OSM) que hace diez años cubrían un total de 200 mil conexiones en el Gran Mendoza, hoy se utilizan para dotar a 250 mil cuentas, según datos aportados por el EPAS (Ente Provincial de Agua y Saneamiento).
Las últimas inversiones que beneficiaron a la red tendieron más a extenderla que a reforzar su estructura troncal. No es fortuito que las regiones que hoy presentan mayores conflictos se ubiquen al norte y este del Gran Mendoza. “La gran distribución de agua se da en dirección oeste-sur y el desarrollo de la ciudad hacia el noreste no fue acompañado con la construcción de acueductos especiales; las cañerías alimentadoras allí son cada vez de menor diámetro”, explicaron desde el ente regulador.

Es difícil determinar cuáles son las inversiones que incumplió la concesionaria. Las obras necesarias fueron explicitadas en la concesión a través del POE (Plan de Operaciones y Expansión), pero surgieron diferencias de interpretación contractual. Este punto, junto a las deudas mutuas que sostienen el Ejecutivo y OSM, forman parte del proceso de renegociación de contrato, que lleva años y todavía no se logra un acuerdo.
Ahora se trabaja para acordar un nuevo plan en un horizonte de cinco años. No obstante, a pedido de este medio el EPAS precisó las obras importantes que no concretó la firma:la construcción de las plantas depuradoras de La Paz y Alvear (se opuso la comunidad) y la ampliación de la de Tunuyán. En el Gran Mendoza, no cumplió con la renovación de redes distribuidoras, la rehabilitación de plantas potabilizadoras, la ampliación de Paramillos ni la optimización y ampliación de Luján I.
“Se cumplió con las metas hasta la crisis de 2001. A partir de allí se hizo lo que el flujo de caja permitió; sólo se realizaron las obras urgentes y necesarias”, explicó el vocero de OSM, Alejandro Coll. La empresa carga las tintas contra el Gobierno que no aprueba un aumento de tarifa. “El precio del agua en Mendoza es el mismo desde el ‘91 y equivale casi a la mitad de lo que pagan en San Juan. Es difícil comprender que las empresas de servicios públicos sigamos bajo estado de emergencia, mientras el resto está en pleno crecimiento”, acotó Coll.
La prestadora sostiene haber invertido 78 millones de pesos desde que se hizo cargo del sistema en el ‘98. Entre otras obras, destacó la renovación de válvulas en Luján I, la rehabilitación de la galería de filtros rápidos Potrerillos, las plantas depuradoras de San Rafael y San Carlos, la instalación de 200 mil metros de nuevas redes y 160 mil de redes colectoras.
Conciencia e inversión
El uso irracional que los mendocinos hacen de este recurso no puede quedar al margen de la discusión. Aquí el consumo promedio por persona es de 550 litros de agua por día, el doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud para una zona semidesértica. Los medidores nunca lograron quórum y hoy sólo 2% de los usuarios paga de acuerdo a su consumo.
A este problema cultural se suman las deficiencias de la red. Según estimaciones del EPAS, “para cubrir la demanda real de verano, la capacidad actual de producción debiera incrementarse en al menos 1 m3/seg”. En la actualidad funcionan cinco plantas -que producen un total de 5,35 m3 por segundo- y 22 perforaciones. En 1986, el Ejecutivo avanzó sobre el proyecto de construcción de una moderna planta modular que nunca concretó. Las existentes fueron construidas entre 1910 y 1987.
La antigüedad de la red y sus consecuencias es quizás lo que esconde mayor riesgo. La vida útil de las cañerías va de los 30 a los 50 años de uso y ya en el ‘93 un estudio relevó que el 60% de las instalaciones tenía más de 60 años. “La empresa no invirtió en mantenimiento, sólo amplió la red que le significa un rápido recupero”, señaló Carlos Marziali, profesional del Cela que participa del Subcomité Científico y Técnico asesor del EPAS.
“Los cortes nunca son por falta de abastecimiento de las plantas. Aun en plena crisis hídrica damos a OSM lo que requiere; el consumo tiene prioridad por ley”, dijo Alejandro Gennari, secretario de gestión de Irrigación. Sólo el 6% del recurso hídrico de Mendoza se destina a consumo, y del Río Mendoza el 12,7% del derrame anual promedio.
Patricio Rodríguez, director de Gestión Hídrica, dijo que la demanda de OSM se mantiene igual; sólo este año han pedido más litros. “Se le cobra tres veces más que a un regante, pero la diferencia está en que el suministro es permanente”, explicó.


Aclaran dichos sobre potabilización de agua

http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=233864
Ante versiones sobre las técnicas que se deben aplicar para potabilizar el agua de riego, el EPAS (Ente Provincial del Agua y Saneamiento), aclaró que no basta con agregar dos gotitas de lavandina para transformarla en agua segura.
El organismo consideró que de ninguna manera puede el agua de riego transformarse en "agua segura", que es considerada "agua no apta para consumo humano" (salvo algunas excepciones, como el agua que se entrega en Potrerillos), ya que puede arrastrar sustancias peligrosas o dañinas para la salud como insecticidas, herbicidas, hidrocarburos, etc., sustancias que el agregado de unas gotas de lavandina no puede en modo alguno neutralizar.


Cuestionan la calidad del agua en un hogar para niños de Junín
Javier Hernández jhernandez@losandes.com.ar
http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=286816

"Desde hace más de 15 días sale agua turbia por las canillas. Hemos reclamado a Obras Sanitarias pero hasta el momento el asunto no está solucionado", explica el padre Beniaminnio Baggio, quien dirige en Junín un hogar al que asisten diariamente unos 70 chicos de entre 4 y 15 años con diversos problemas socioafectivos.
Mientras habla, el sacerdote muestra una botella con líquido sucio y agrega: "La preocupación más grande es que no sabemos si lo que trae el agua es simplemente arena o tiene alguna contaminación grave, y para nosotros es importante que se solucione porque con ella preparamos la comida para mucha gente".
El hogar 'Madre amable' dirigido por el padre Baggio está ubicado en un predio de la ciudad de La Colonia, en Junín, y además de educar y alimentar a unos 70 chicos de la zona, diariamente brinda comida a más de 40 personas -entre ellas ancianos, enfermos y adolescentes embarazadas- quienes, por su precaria condición económica, no cuentan muchas veces con los recursos suficientes para hacerlo. "El viernes pasado tuvimos que cerrar la escuela por lo turbia que venía el agua. Pasa que no queremos arriesgar la salud de los chicos y de la gente que viene acá todos los días por un plato de comida", comentó el sacerdote.
La obra que lleva adelante el religioso se mantiene con el aporte de un grupo de socios, las donaciones de algunos particulares y empresas y el dinero que envía la Provincia para el pago de los docentes."Este problema ya lleva unos cuantos días, más de quince diría, y el tema es que hasta ahora no hemos tenido solución", cuenta Mercedes Fausti, directora del lugar, y sigue: "Hoy han faltado varios chicos y sus padres nos comentaron que estaban descompuestos, y lo mismo les ha pasado a algunos maestros que se han sentido mal. Yo no puedo asegurar que el problema sea el agua porque aún no la hemos mandado a analizar, pero de todos modos no creo que haya nadie a quien le guste tomar agua con tierra y eso es lo que sale por nuestras canillas".
Así las cosas y buscando paliar la situación, las cocineras de la obra llenan recipientes con agua y dejan reposar el líquido durante algunos minutos para que precipite la tierra hacia el fondo. "Es por ahora la única manera que tenemos de conseguirla un poco limpia. Después la hervimos y preparamos los alimentos", cuenta una de ellas.
El padre Baggio dice que en las últimas dos semanas ha ido en diversas oportunidades a reclamar a Obras Sanitarias por el problema pero que hasta el momento el agua sigue saliendo sucia. "Han venido en diversas oportunidades y estuvieron trabajando frente a la escuela pero todo sigue igual", dice.
"Y acá -continúa- no es cuestión de que las cocineras dejen asentar la tierra para aclarar el agua, porque los chicos que juegan en el patio toman de los bebederos y se llevan toda esa porquería a la panza. Lo que vamos a hacer es pedirle a la Municipalidad de Junín que analice la que sale por las canillas para que nos digan en qué condiciones está".
Consultada por Los Andes, la empresa Obras Sanitarias explicó, a través de su área de Comunicación, que a principios de semana se instaló en la red de agua que llega hasta la escuela un ‘hidrante’, aparato que lava la cañería aunque la tarea demandará todavía algunos días más. Según comentaron desde la empresa, el problema surge porque el hogar está ubicado sobre el final de la red, motivo por el que en ocasiones se deposita allí la arena que la bomba chupa de la perforación. También señalaron que el agua es analizada dos veces por semana y que no está contaminada.Temor. Irma Canciani de Marigliano, cocinera del hogar, muestra el agua que sale de la canilla.


Vecinos de La Dormida protestan por la mala calidad del agua potable.

http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=209410
Javier Hernández jhernandez@losandes.com.ar
Santa Rosa. Vecinos de La Dormida se quejan por la calidad del agua que sale de sus canillas, y agregan al reclamo que en los días de calor es común que el servicio se corte.
“Acá hay muchos problemas con el agua. Viene con mucho gusto a cloro y turbia”, cuenta Adrián González, mientras sostiene en sus manos una botella con líquido y sedimento marrón que, explica, es lo que suele salir de las canillas.
El martes un grupo de más de 100 vecinos, cansados por un corte de agua que había comenzado el viernes, decidieron reunirse en la rotonda de La Dormida y quemar algunas cubiertas en protesta. “Vino gente de OSM y hoy tenemos agua, pero el tema es que cuando hace calor se corta cada dos por tres. Queremos una solución y la queremos urgente. Acá, si es por la calidad del agua somos clientes de segunda, pero a la hora de cobrar somos todos de primera porque si uno no paga le cortan el servicio inmediatamente”, señala Adrián.

Estela Sánchez vive en el barrio Sar y también dice sufrir problemas con el agua. “El trastorno más grande es con los chicos porque una no está segura del agua que tomamos. A veces sale turbia o con restos de herrumbre y no entiendo entonces cómo puede decir OSM que es potable si ni siquiera sirve para lavar”.
Frente a la falta de agua que sufren, fundamentalmente en los días de calor, muchos vecinos recurren a sacarla del canal Nueva California. “Tenemos que sacar agua en baldes del canal para lavar la ropa o para echarle al baño porque el hilito que viene por las cañerías no alcanza”, dice Dona Fernández y agrega: “Cuando tengo dinero compro agua mineral porque no confío en la que sale de la canilla, pero no todos los días puedo y no todo el mundo tiene para pagar agua embotellada”.

Marta Venegas que ha tenido problemas de cálculos en los riñones dice que siempre vivió en fincas y que en esos años nunca sufrió de nada, “pero el agua acá es muy dura. El médico me ha dicho que el problema de los cálculos es por el agua”.

Los vecinos sostienen que el pozo de La Dormida quedó chico. “Desde hace 10 años tenemos el mismo pozo y La Dormida creció, hay nuevos barrios y casas por todos lados. La solución entonces es hacer un pozo nuevo”, cuenta Pedro Aguirre y recalca, al igual que sus vecinos que “el agua en verano no alcanza. Desde OSM nos dicen que el agua es buena y que no hay que derrocharla, pero lo cierto es que ninguno de ellos vive aquí. Nos tienen marginados porque vivimos lejos”.
Al igual que otros vecinos, Pedro ha manifestado que no piensa pagar la boleta. “No la voy a pagar porque están cobrando por un servicio que no brindan”.
En La Dormida, los vecinos quieren una respuesta rápida, dicen que llevan mucho tiempo en esas condiciones y que la única solución es hacer un pozo nuevo. “Por ahora vamos a esperar un mes a ver que pasa, pero sino se soluciona algo habrá que, tal vez, cortar la ruta”, comentaron.Explicaciones de OSM
Consultada por esta situación, OSM envió un comunicado en el que expresa: “A fines de Agosto hubo una disminución de la presión en el servicio de agua potable en algunos sectores de la localidad La Dormida. Para regular el sistema, las cuadrillas de OSM realizaron regulación de válvulas y limpieza de redes para poder restablecer la normalidad del servicio lo antes posible.
“Luego de estas acciones se analizó la red y se tomaron presiones en diversos puntos hasta determinar algunos sectores donde pudiesen existir obstrucciones que dificultaran la normal circulación del fluido.
“Es por esto que para eliminar toda posibilidad de obstrucción es que se resolvió intervenir la red, limpiándola con equipo hidrojet. El agua es potable y si ha venido turbia es momentáneo debido a la limpieza de la red”.


Temen que la mala calidad del agua afecte a los chicos.

http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=30957
Por Mario Rudyk
General Alvear.
“Señorita, del bebedor del patio sale apenas un poquito de agua, con olor a podrido”, le dijo con extrañeza a su maestra Mauricio Fernández, un chico de 12 años que cursa el séptimo año en la escuela Carlos Lagomaggiore.
El establecimiento ubicado en Poste de Hierro, a unos 10 kilómetros al sur de esta ciudad, tiene un problema que se ha tornado habitual desde el mismo inicio del ciclo lectivo 2001: el agua que sale por las canillas con mucha frecuencia presenta deficiencias en cuanto a su calidad y, como si esto fuera poco, es habitual que el servicio se interrumpa, debido a inconvenientes con la estación de bombeo, que está pegada al edificio escolar.
“La calidad del agua es bastante deficiente”, confirmó el director del establecimiento, Julio Sosa. “Muchas veces tiene gusto a barro podrido y en varias oportunidades sale de las canillas y bebederos con una coloración amarillenta”.

El EPAS, ante la preocupación de padres, maestros y vecinos, informó que según los últimos análisis el agua es potable. Pero la gente desconfía y teme que alguien se enferme, porque los estudios del organismo que controla la calidad del agua fueron realizados hace ya 7 meses. Y eso es mucho tiempo tratándose de un tema vital. Los que saben, piensan que en ese lapso la calidad del líquido en la napa subterránea puede haberse alterado, por distintos factores.
Un hogar entre las fincas:
La escuela Carlos Lagomaggiore alberga a 70 alumnos de la zona en dos turnos. Se trata de chicos que viven en las fincas de la zona de Poste de Hierro. Además de educarse, 59 alumnos utilizan el comedor escolar que les provee el alimento diario. Pero muchos de ellos, paradójicamente, no perciben nada raro en el agua. “Ellos están acostumbrados a beber esta agua y quizás por eso muchos no se dan cuenta de sus deficiencias, aunque uno que vive en otro lado, cuando toma esta agua se da cuenta que su gusto y color muchas veces no es el normal”, explicó el director. A nosotros nos aseguran (el EPAS) que el gua es potable y no representa peligro para la salud de los niños”.
La verdad es que ninguno de los alumnos ha sufrido problemas de salud. No se ha registrado casos de gastroenteritis, diarreas o trastornos estomacales, pero los maestros de esta escuela igual están alarmados, y piden nuevos análisis.
El problema radicaría en la perforación que dota del servicio al establecimiento y a todos los vecinos de la zona. Está ubicado junto al predio escolar y utiliza un sistema de bombeo para obtener el agua que luego circula por las cañerías.
Al inconveniente suscitado en la escuela se suma la situación que viven los vecinos de la zona de Poste de Hierro. Las 140 familias que pagan mensualmente $ 5 por la utilización del servicio de agua potable, están acostumbrados a que en las canillas de sus casas salga agua turbia y con mal gusto. Además, en forma muy frecuente se encuentran con la sorpresa de que al abrir los grifos al líquido no aparece. “El lunes nos quedamos sin agua y todavía el problema no se soluciona”, manifestó María del Carmen Cognaroli, una vecina de la zona que se preparaba para trabajar en su finca.
“El agua actualmente no es de la mejor calidad y aparte de eso hay problemas con la bomba, entonces nosotros acá ya nos hemos acostumbrado a que nos falte el líquido”, contó Manuel Granados, un joven agricultor de Poste de Hierro.
“El EPAS y OSM saben del problema, han venido y han tomado muestras del agua y dijeron que es potable, pero a nosotros nos quedan dudas”, finalizó Manuel Granados.



Detectan falta de higiene en la mitad de las soderías mendocinas.
http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=255533
Paola Bruno pbruno@losandes.com.ar

Su presencia en la mesa familiar ya es histórica. Acompaña almuerzos y cenas, además de ser un clásico en los aperitivos dominicales. La soda, que en general llega a los consumidores por medio del característico sifón, está bajo la lupa.
No todas las industrias que fabrican bebidas hídricas, aguas y aguas gasificadas cumplen con los requisitos de higiene exigidos por las reglamentaciones vigentes. De 60 industrias declaradas en la provincia de este tipo, se controlaron 49 y 27 de éstas ya fueron sancionadas, es decir, más del 50 por ciento tuvo problemas de higiene y no se adhirió a las normas del Código Alimentario. Las que más deficiencias mostraron fueron las soderías pequeñas y medianas.
Así lo determinó un relevamiento realizado por la Secretaría Técnica Industrial de la Dirección de Fiscalización, Control y Defensa del Consumidor de Mendoza. Además, existen en el territorio provincial unas 70 soderías que no están declaradas.
“Las insuficiencias más importantes las vimos en las soderías pequeñas y medianas, las que están en los barrios y, a veces, instaladas en un garaje o en el patio de una casa. Sin embargo, en las grandes industrias también detectamos algunos problemas, como la falta de guantes y cofias”, especificó el secretario técnico industrial de esta repartición, Santiago Rossi.

Los datos se tornan todavía más significativos si se tiene en cuenta que en Mendoza existe un mercado de 650 mil sifones y se mueven por día entre 20 y 25 mil litros de soda. Según explicó el funcionario, también a cargo de la Unidad de Fiscalización Control Industrial (UFCI), se pudo verificar que en el rubro bebidas hídricas, aguas y aguas gasificadas lo que más se produce es soda, en un 64 por ciento.
Los 19 inspectores que recorrieron estas industrias, de enero a mayo, se encontraron con sifones sucios y mal cerrados, sitios no habilitados para funcionar -como el patio de una casa, por ejemplo- y agua de baja calidad. Mientras que el segundo lugar lo ganaron los bidones de agua, ya que se pudo ver que eran llenados con mangueras que no cumplían con los requisitos mínimos de higiene industrial.En casi toda la provincia se detectaron soderías funcionando mal. Las Heras, Guaymallén, Maipú, Luján, Alvear, Junín, San Martín y el Valle de Uco fueron los lugares que se anotaron la mayoría de los problemas.Más controles.
Se pudo detectar que son pocas las industrias de este tipo que limpian los sifones con presión, soda cáustica y cloro; los bidones corren con la misma suerte. También se corroboró la ausencia del director técnico en las soderías.
Alejandro Joaquín desde hace 25 años tiene en funcionamiento una sodería ubicada en la calle Catamarca de Las Heras. En más de una oportunidad tuvo controles sorpresivos y cree, por el bien de los consumidores, que deben multiplicarse. “Hoy existe el sodero trucho que, en general, se fue de una sodería grande y se llevó la clientela. Esta gente no tiene precauciones ni sanitarias ni de ningún tipo, no cuentan con el Registro Higiénico Sanitario. Además, los sifones los hacen llenar por terceros”, apuntó el comerciante.
La consecuencia directa de esta ineficiencia sanitaria recae en la salud de la población, ya que la falta de higiene en el proceso de producción de bebidas hídricas, aguas y aguas gasificadas puede terminar en una patología gastrointestinal.
En estos casos, proliferan las bacterias en el fondo de un envase sucio o en un bidón y su dispenser. “Se pueden ver bacterias aerobias mesófilas (como la pseudoma sp), también las coliformes totales (escherichia coli, citrobacter, enterobacter, entre otras). Todas producen trastornos intestinales”, explicó la bromatóloga especializada en microbiología del agua, Cecilia Arana.
La bromatóloga Patricia Maquiavelo, agregó: “Cuando un bidón pasa mucho tiempo en el dispenser y no se consume pueden generarse problemas, como diarreas”.


Más de 50 cadetes intoxicados por ingerir agua contaminada.

http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=316526
Unos 60 cadetes de la Escuela de Policía "Juan Vucetich", ubicada en la localidad bonaerense de Berazategui, resultaron intoxicados presuntamente por ingerir agua contaminada, se informó hoy.
El capitán Fernando Quiroga, secretario del director del establecimiento de formación profesional, señaló que las afecciones se originaron cuando los alumnos, todos de entre 18 y 30 años, regresaron al establecimiento tras pasar el fin de semana en sus respectivos domicilios. Sin embargo, las versiones indicaban que la intoxicación se habría producido por la falta de limpieza de los tanques de agua potable.Fuentes del Ministerio de Seguridad de la provincia, consultadas por DyN, no confirmaron hasta media mañana de hoy el episodio.
De todas formas, para prevenir la salud de los 994 cadetes que asisten a los cursos de seis meses, las autoridades de la Academia ordenaron analizar el agua que se consume dentro de la Escuela, ubicada en el parque provincial Pereyra Iraola, y cuyos resultados recién se conocerán dentro de 48 horas.En tanto, médicos dispusieron exámenes clínicos entre los pacientes y ordenaron que se extremen los controles de los alimentos que consumen, además de otras medidas preventivas.
También aclararon que ninguno de los afectados debió ser internado y que, pese al cuadro de intoxicación, la actividad dentro de esa academia era normal.


Detectaron agua contaminada en una escuela de San Martín
http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=284044
Zulema Usach - zusach@losandes.com.ar
Algo más que el bullicio de recreos y guardapolvos irrumpió la tranquilidad de la escuela Luis María Drago (San Martín), el lunes al mediodía. De repente, alguien advirtió que el agua que salía por surtidores y bebederos estaba casi verde y un olor penetrante se escurría en el ambiente. Al cabo de unos minutos se comprobó que el problema estaba en el único tanque del edificio y los minutos pasaron entre preocupación e incertidumbre porque había niños descompuestos.
Hasta la policía se encargó de registrar el hecho, pues la hipótesis más fuerte indica que la contaminación -cuya sustancia aún está siendo estudiada- fue provocada intencionalmente durante el fin de semana. La advertencia fue realizada por la directora del establecimiento, que informó de la situación ni bien percibió la anomalía. Cuando la ambulancia del Hospital Perrupato llegó al lugar, la mayoría de los alumnos, profesores y directivos ya habían consumido el líquido. Y las consecuencias no tardaron en aparecer.
Luego de una revisación médica, ocho pequeños presentaron síntomas de gastroenteritis, acompañado de un malestar generalizado. “El agua del tanque tenía un color verdoso, con partículas azuladas y largaba muy mal olor”, describió Enrique Martín, inspector técnico de la zona Este de la Dirección General de Escuelas (DGE).
Según explicó Martín, hasta el viernes por la tarde las clases allí se dictaron en forma normal y el agua estaba “limpia y cristalina”. Por eso, quienes intervienen en el caso - la DGE, la Municipalidad de San Martín y la Comisaría 12- no descartan un posible sabotaje. Incluso, Martín destacó que el tanque es higienizado por la comuna cada tres meses y que se encuentra tapado y en condiciones correctas. “Es evidente que fue algo intencional. La última limpieza se hizo en julio pasado”, puntualizó. Ese aspecto descartaría la posibilidad de que el agua se hubiese contaminado con hojas o tierra. La escuela Nº1591 Luis María Drago pertenece a la zona rural de Colonia Gómez, en la localidad de Montecaseros. Allí, unos 120 chicos de EGB1y 2 recorren largas distancias para concurrir a la doble escolaridad. El lunes, todos los comestibles que habían estado en contacto con el agua tuvieron que ser descartados. Sumado a ello, las clases, que fueron suspendidas ese mismo día, no continuarán hasta que las condiciones higiénico-sanitarias del establecimiento vuelvan a la normalidad.
Algo que podría haber facilitado el acceso de alguien hasta el techo del edificio es que éste aún no cuenta con el cierre perimetral. A eso se sumaría que la escuela se encuentra en un lugar más bien aislado de la población. Pese a esos indicadores que concuerdan con que el agua fue “adulterada”, existe la posibilidad de una posible falla en la bomba eléctrica que abastece al colegio, dado que el aparato se encuentra dañado.
Hasta el momento se desconoce el componente concreto que llevó a formar el líquido nauseabundo. Esa tarea está a cargo de criminalística y el resultado de los análisis podrían estar terminados entre hoy y mañana. El estado de salud de los alumnos afectados no es de gravedad aunque aún quedan varios aspectos por resolver para que vuelvan a las aulas; hecho que no se concretará al menos hasta mañana.



En Lavalle toman agua contaminada
http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=199767

Mientras el EPAS investiga la posible presencia de arsénico, los pobladores de San Miguel de los Sauces, Lagunita, El Retamo, El Forzudo, El Retiro y Arroyito siguen tomando agua contaminada del río San Juan. “No sabemos qué están tomando nuestros hijos”, dijo un representante de las comunidades huarpes. La Municipalidad de Lavalle pedirá plata para hacer un acueducto.

Argentina Centro de Medios Independientes (( i ))

El artículo original está en
"http://argentina.indymedia.org/news/2004/07/211077.php" "http://argentina.indymedia.org/?id=211077"

ARSÉNICO EN EL AGUA
Por reenvío red eco alternativo - Tuesday, Jul. 20, 2004 at 10:21 PM
Autoridades sanitarias de Mendoza investigan una denuncia de que en dos escuelas de la localidad semidesértica de Lavalle consumieron agua potable con alto porcentaje de arsénico.
(Beatriz Rosenblum- Red Eco) Mendoza- Esta denuncia fue efectuada por el doctor Bernardo Dimenstain un profesional bioquímico, que tras la realización de un trabajo de investigación en la zona, obtuvo como resultado que en las escuelas El Retamo y San Miguel de los Sauces, están consumiendo agua contaminada que tiene en promedio 50 veces más arsénico.
Por lo tanto alrededor de 200 chicos, maestros y directivos que concurren a estas dos escuelas del departamento Lavalle, ubicado al norte de la provincia de Mendoza, estarían consumiendo esta agua extraída de la localidad El Encón que se encuentra en la provincia de San Juan a 40 kilómetros de las escuela. Personal del Ente Provincial del Agua (EPAS) dijeron a la prensa que "el agua subterránea de la zona es de baja calidad porque tiene exceso de arsénico y fluor, alerta que ya se planteó en el año 2000". Por tal motivo, las comunidades del lugar, eran provistas del agua para consumo y para riego con camiones transportadores. Además de una necesaria campaña médica para determinar la salud de quienes han bebido ese tipo de agua, se investiga si los camiones fueron llenados con agua de pozo ya contaminada o si no fueron higienizados adecuadamente luego de transportar agua para riego, extraída de los pozos. Médicos higienistas anticiparon que el consumo de agua contaminada "en forma periódica desde un tiempo atrás puede provocar entre otras enfermedades cáncer en el aparato digestivo y otros órganos". La Dirección General de Escuelas (DGE) dijo que tiene informes de Obras Sanitarias de Mendoza (OSM) que certifican la potabilidad del agua, pero no de los camiones cisterna que la trasladan. Marcelo Japaz, director general de Administración de la DGE, señaló que "a partir del 20 de mayo la provisión de agua es de OSM y tengo certificados de su parte de que el agua es potable. La contaminación a la que hacen referencia los informes, no es una situación que esté a mi alcance de resolver, porque en ese momento el agua la proveía la Municipalidad de Lavalle".
Por su parte, el intendente de Lavalle, Roberto Righi, no descartó que el agua provenga de San Juan e indicó que la responsabilidad directa es del gobierno escolar. Righi dijo que esto se soluciona con la provisión de agua a través de una red. Fuente: Terratoxnew


150 cadetes de policía se intoxicaron con comida en mal estado o agua contaminada.
http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=121952
Jorge Hirschbrand jorgeh@losandes.com.ar

Cerca de 150 aspirantes a policías sufrieron una intoxicación alimenticia, entre el lunes y el martes, en el Instituto Universitario de Seguridad Pública.
Aún no se ha podido determinar cuál fue la causa del malestar que sintieron los alumnos y que se manifestó a través de dolores de estómago, diarrea y, en algunos casos, picos de fiebre.“Fue el pastel de papa o la carne a la olla. El pastel del papa era del viernes y, como sobró, lo guardaron y lo sirvieron de nuevo el lunes”, dijeron algunos de los estudiantes mientras esperaban en una cola para ser atendidos en enfermería. Claro que sólo se trata de suposiciones.
Al parecer, todo comenzó luego del almuerzo del lunes pasado. Y justamente el menú fue el que reconocieron los futuros policías. Sin embargo sería prematuro determinar si en alguna de esas comidas estuvo el problema.
De acuerdo con el parte que el médico del Instituto, Marcelo Buttani, pasó a la dirección, ninguno de los casos revestía gravedad y en las últimas horas la mitad de los intoxicados habían superado los síntomas y se habían recuperado. Cada uno de los jóvenes que comió el lunes en el instituto fue convocado para someterse a una revisación.
En tanto, el martes, Bromatología del Ministerio de Desarrollo Social y Salud, y responsables del hospital Lencinas, tomaron todo tipo de muestras para realizar los cultivos, que tardarán un par de días más en arrojar un resultado.
Por día, son alrededor de 300 personas las que almuerzan en el Instituto. Según los estudios, la cocina del lugar, que está concesionada, cumple con las normas de higiene requeridas.Federico Cavagnaro, que tiene a su cargo la concesión de la cocina, afirmó que “todos los productos con los que trabajamos son de primera y los compramos en las cadenas conocidas de supermercados”.Cavagnaro dijo que, para no mantenerse al margen de la situación, mandó realizar unos análisis paralelos.“Supongo que se puede haber tratado de algún factor externo. La cocina es muy limpia y todo se conserva en cámara frigorífica”, expresó María Rosa Zucchelli, directora del Instituto. Y agregó que también pidieron que se hagan análisis en el agua, ya que otra de las versiones indica que allí podría estar el problema.


‌Intoxicación masiva en el barrio Cadore.

http://www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=89046
Una rara intoxicación sufrieron la semana pasada casi 30 vecinos del barrio Cadore de Guaymallén. Afectó a 28 mayores y a dos bebés que fueron internados de urgencia, y todavía no se establece con exactitud cuál fue la causa.
Los síntomas que presentaron fueron fuertes vómitos y diarrea. En todos los casos los médicos que atendieron a los vecinos diagnosticaron “gastroenteritis severa, seguida de deshidratación”.
Laura Quevedo comenzó el miércoles con muchos vómitos. Al principio no se alarmó porque creyó que alguna comida le habría caído mal. Pero cerca del fin de semana su familia comenzó a sufrir los mismos síntomas, sumados a una fuerte diarrea. Entre ellos se encontraba su bebé de 10 meses, a quien llevó de urgencia al hospital. Allí le dijeron que “podría haberse intoxicado con el agua de la vivienda”. Otra bebé, de cuatro meses, comenzó con el mismo cuadro el sábado por la tarde. Su mamá la llevó urgentemente al Notti, donde le hicieron un análisis de orina y otro de sangre, y la dejaron internada en observación por 24 horas, con suero. “Los médicos me dijeron que la nena tenía gastroenteritis, deshidratación y anemia”, explicó Fernanda.
El día domingo por la mañana ya casi todos los vecinos de las calles Jenner y Güiraldes del barrio Cadore presentaban descomposturas del mismo tipo. Por eso Laura Quevedo no dudó en denunciar la intoxicación masiva a Defensa Civil.
Los funcionarios de Defensa Civil recibieron la denuncia y la derivaron al Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS).
Los vecinos del Cadore afirman que el lunes se hizo presente personal de Control y Saneamiento Ambiental y de la Municipalidad de Guaymallén, quienes tomaron una muestra del agua y dijeron que tenía exceso de cloro.
Ayer por la tarde, a pedido de los vecinos que seguían sufriendo síntomas de intoxicación, el EPAS envió un laboratorio móvil con técnicos y bioquímicos para inspeccionar el agua de los hogares afectados y los estudios dieron que el agua no tiene ningún tipo de contaminación.
“Las intoxicaciones no se deben a un problema del agua, porque los análisis han dado que el agua es absolutamente normal. Puede ser que el problema haya surgido por el consumo de verduras o de algún otro tipo de alimento”, expresó Humberto Vallejos, coordinador de la gerencia de usuarios del EPAS.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal